LOS TRASLADOS DE LA VIRGEN DEL ROCÍO A ALMONTE

Manuel Romero Triviño

 

Además de la celebración de la Romería de Pentecostés y el llamado Rocío Chico, existe otra tradición de antaño del pueblo de Almonte que son los llamados Traslados o Venidas de la Virgen del Rocío a su pueblo, recorriendo a hombros de sus hijos los quince kilómetros que separan a la Ermita de la Villa.

El primer Traslado de la Virgen del Rocío probado fehacientemente, data de 1607. Se supone que debieron de haber algunos anteriores, pero son sólo hipótesis apoyadas en los motivos propios de la época: sequías, epidemias, etc...

Imagen más antigua que existe de un Traslado: 1919
 

Como podremos comprobar después en el cuadro resumen de todos los Traslados habidos hasta la fecha, los motivos por los que Almonte a ido a buscar el amparo de su Reina, han ido variando con los tiempos, pero siempre la tradición ha pasado de generación en generación.

Antiguamente los traslados no tenían una fecha fija ni un periodo entre ellos determinado. Se decidía por parte del Cabildo Civil (Ayuntamiento) y se comunicaba al Cabildo Eclesiástico (Parroquia), quien se encargaba de los Cultos a celebrar y después se comunicaba al pueblo, quien inmediatamente solía ir a por la Virgen.
 

La Condesa de Paris visitando la Aldea en una Traslado sin fecha exacta.
Pudiera ser en Agosto de 1913, Centenario del Rocío Chico, en que la Virgen salió en procesión....
A la derecha, sus hijos, el Duque de Orleáns y la Princesa Luisa (abuela de SM Juan Carlos I)

 

Respecto a la siguiente foto, probablemente la más antigua que se conserve de la Virgen de Pastora, han existido dudas sobre su datación, pero gracias a D. Manuel Montes Mira, podemos acercarnos bastante a la misma.

La Virgen de Pastora en una foto en el Centenario del Rocío Chico en 1913


Lo más probable es que dicha foto esté efectuada en El Rocío Chico de 1913, al igual que la que se veía más arriba con la Condesa de Paris y no de finales del siglo XIX, como también se creía, por el siguiente razonamiento.

Obra en poder del Sr. Montes, una fotografía que reproducimos y en la que la Virgen aparece con los mismos ropajes.


La fotografía fue realizada por "Alcañiz Hermanos", con estudio fotográfico en Huelva. Uno de los hermanos, Basilio Alcañiz, tuvo estudio en Cádiz en calle Marzal 24 (hoy desaparecida con este nombre).



Este último, en la década de los años 90 del siglo XIX, recorre la provincia de Córdoba ofreciendo sus servicios fotográficos. Posteriormente, hubo de distribuir en sus desplazamientos, la foto original en cuestión, entre otros lugares, en Pueblonuevo (Córdoba) hoy Peñarroya-Pueblonuevo.

Todo esto pudo influir en la creencia de que estuviera hecha en los finales del XIX. Pero existe un detalle que es determinante en ambas fotos para descartar esas fechas y quedarnos más con el Rocío Chico de 1913, primer centenario del mismo.

En la parte derecha de la saya, bajo El Niño, lleva prendida la miniatura del cetro real que le regaló el rey Alfonso XIII (reinó entre 1902 y 1931) y que la Virgen “perdió” en el Pentecostés de hace pocos años.
 

 

 

Vidriera del Museo Histórico Religioso basada en dichas fotos (El Rocío)

 


Aunque el pueblo fuera el ejecutor material de los acuerdos, no intervenía directamente en las decisiones de traer a la Virgen al pueblo. Hasta entrado el Siglo XX, ya desaparecida la Capellania de Baltasar Tercero por las desamortizaciones del siglo anterior y el haber cesado como Patrón de la misma el Ayuntamiento, la Hermandad Matriz no intervenía para nada, siendo a partir de entonces cuando ya tomas las riendas de la devoción rociera.

Traslado 1956
 

Salve en mitad de Olivarejos en el Traslado de 1964


Como se ha dicho, no tenían unas fecha concretas y aunque después veamos en el cuadro mencionado que a partir de 1949 empieza a tener la periodicidad de siete en siete años, no es realmente hasta el traslado de 1956 cuando se toma como norma, tal y como hoy es en la actualidad.

Traslado 1970
 

 

La Virgen sobre el Puente de Olivarejos en 1972

También, aquel carácter de rogativa primitivo y debido a la evolución de los tiempos, (desarrollo de la agricultura en lo que a regadíos se refiere y la mejora sanitaria primordialmente) ha desaparecido, quedando como una tradición del pueblo de Almonte a conservar por siempre jamás.



El traslado se ha efectuado en diferentes fechas a lo largo de los siglos, en función de los motivos que lo hubieran originado. Bien entrado el Siglo XX, se toma la costumbre de hacerlo coincidir con el Rocío Chico y más concretamente con la tarde del 19 de Agosto (salvo en una ocasión como veremos), iniciándose el camino a la caída de la tarde, tras ser velada la Imagen de la Señora, hecho que sucedía en el interior del Santuario hasta 1984, primer año en que se hace en el Altar del Pañito, frente a la Hermandad de Madrid, en el Camino de Los Llanos, el cual de forma definitiva, quedó instalado en el Traslado de 1998, pocos metros más arriba del cruce de dicho camino con la Avenida de Los Ansares y la calle Lince.

El Altar del Pañito donde es velada la Pastora



También desde el Traslado de 1984 se cumbre completamente con un capote o guardapolvo para evitar las inclemencias del camino.

La Virgen, cubierta con el capote inicia su camino hacia la Villa de Almonte


Desde su salida del Santuario, la Virgen es saludada por las salvas de miles de escopetas, tradición que se remonta a finales del XIX (1887), donde se empezaron a utilizar a modo de fuegos artificiales y salutación a la Señora.

 

 

 

Miles de Salvas que a su manera te dicen "Dios te Salve..."

Foto aérea del Traslado de 1998 en El Rocío (Foto Airplus, S.A.)


Es de destacar en los Traslados, tanto a la ida como a la vuelta, la presencia de las abuelas almonteñas, mujeres mayores que portan los atributos de Reina de la Virgen y del Niño, así como otros enseres: Corona, Cetros, Media Luna, Ráfagas, jarrones, etc... delante de las andas de la misma y en cumplimiento normalmente de promesas.

Abuelas almonteñas portando los atributos de la Virgen

Esta tradición, que por desgracia no está documentada desde donde viene, pasa de madres a hijas de generación en generación.

  


En el traslado, la Virgen es llevada a hombros por los almonteños desde la Aldea del Rocío hasta el pueblo de Almonte por el llamado Camino de Los Llanos y de Los Taranjales (Tanajales) actualmente ya que antes los era por los Tanajales, entre pinares y arenales y de noche.
 

Imagen de la Virgen de Pastora

Programa del Traslado de 1956, con el Niño vestido de Rey

El Niño antes de 1949, antes de tomar la costumbre de vestirlo de Pastor


Al amanecer, en el lugar conocido como El Chaparral, y en el Alto del Molinillo, la Virgen es desvelada al primer rayo de sol, mientras las salvas de escopetas y los vivas anuncian a los cuatro vientos que la Virgen ha vuelto a SU PUEBLO.

1963: Cantero Cuadrado quita el pañito de la Virgen en El Chaparral

Programa de 1971

Curiosa foto del 20/5/71 en la que la Virgen, debido al aguacero que caía en su camino al Chaparral para ser velada, es cubierta un impermeable transparente. Adviértase igualmente la basquiña con volantes que lleva (Foto Periáñez)


Foto aérea del Traslado de 1998 en Almonte (Foto Airplus, S.A.)

 

1984   1991
 
1998   2005

Los cuatro carteles hasta ahora editados por la Hdad Matriz para los Traslados

Programa de Actos del Traslado 2005


Desde aquí, es llevada hasta la Parroquia de la Asunción, donde en su altar mayor, permanecerá durante nueve lunas al calor de su gente de Almonte.
 


Desde esa misma noche y durante toda su estancia, se le cantará la Salve al final de la misa y después, diez almonteñ@s le harán "la guardia" junto al Santero hasta el amanecer dentro de la Iglesia.
 

 

Salve
 

Durante esos nueve meses, Almonte es la Roma rociera, el epicentro de la fe que Alfonso X sembrara hace siete siglos y a donde hay que ir a Verla, porque la Virgen te llama.

Programa de 1977

Mientras la Virgen está en Almonte, la vida de los almonteños gira entorno a la Parroquia, donde está Ella. Al ir al trabajo, a la plaza, al colegio, sin distinción de edades, todos se pasan para darles los buenos días a SU PASTORA.

Es inigualable la imagen de los mayores de Almonte en la Iglesia, sentados en los bancos mirándola, hablando con Ella bajito o sólo con el corazón.

El pueblo entero se engalana para recibir a su Pastora, que es como les gusta llamarla y que es de la guisa que efectúa desde mediados del siglo XVII para algunos autores o del XIX para otros, como veremos más adelante.

La Pastora en su Altar de la Parroquia


La Virgen entrando en Almonte en 1949

La Banda de Música de Almonte en 1949 en dos instantáneas


La calles por donde la Señora debe pasar, se adornan con postes de madera cubiertos de romero, flores de papel y rematados con palmas, estando unidos a su vez por miles y miles de flores.

Arcos de la Plaza de los años 1956 y 1963

En la intersecciones de las calles o entradas a las plazas, se construyen arcos y templetes que son verdaderas obras de arte, todo ello costeado y efectuado por los vecinos de las calles en cuestión, donde desde meses antes de la Venida o de la Vuelta, tanto en Almonte como en El Rocío, se pueden ver a las mujeres y hombres preparándolos por las tardes en las puertas de sus casas o en locales habilitados al efecto.

Flores de papel en la puerta del Santuario

Arcos de la Plaza del Altozano y de la Plaza del Cristo


De destacar, son las llamadas Catedrales de Papel que se montan en la Plaza Virgen del Rocio desde el Ayuntamiento hasta la Parroquia.

Diferentes imágenes de la "última catedral gótica" del Siglo XX



Las peregrinaciones extraordinarias de invierno de todas la Hermandades confluyen como es lógico en la Parroquia durante la estancia de la Virgen.

La Hermandad de SEVILLA, en Almonte "por Verte"


Una semana antes de volver a su Aldea que es el domingo antes de la Romería, la Virgen procesiona por Almonte con sus galas de Reina, destacando y contrastando con la Procesión a la que solemos estar tan acostumbrados de espacios anchos de la Aldea, con las estrechas calles de Almonte: Calle del Cerro, Sevilla, etc....

Diferentes momentos de la Procesión por Almonte

Al igual que en la Venida, las salvas y trabucos, saludan a la Pastora

 



Al Sábado siguiente y tras la última Salve, ya vestida de nuevo de Pastora, la Virgen abandona la Parroquia para iniciar su vuelta a la Aldea.

Durante toda la noche se va despidiendo de su pueblo, por las mismas calles nuevamente engalanadas por las que nueve meses atrás hiciera su entrada. Al amanecer y otra vez en el Alto del Molinillo del Chaparral, es velada y cubierta con su capote, iniciando su camino de vuelta, esta vez de día a diferencia de la Venida.

Comienzan así siete años de espera para los almonteños, los cuales, sobre todo por ley de vida y por su edad, le piden que les dé la gracia del poder volver a verla regresar de Pastora.

 

 

A la caída de la tarde de ese Domingo, vuelve a entrar en su Aldea. En el Altar del Pañito se le vuelve a desvelar y a la caida de la tarde, la Paloma se posa en su Altar, hasta dentro de siete años....

 

 

Respecto al vestido que la Virgen ha llevado a lo largo de los siglos en sus Traslados, hay poca documentación al respecto.

Se sabe que en alguna ocasión ha venido de Reina pero no se sabe a ciencia exacta desde cuando viste el llamado traje de Pastora.

La Virgen de Pastora en su Ermita

Algunos investigadores lo datan de mediados del siglo XVII y otros como de inspiración más romántica, del siglo XIX.

Consta de saya que se ajusta al verdugado o basquiña que lleva de Reina, donde desde hace varios traslados y como antiguamente se hacia, lleva dos filas de corazones de plata, exvotos regalados por la Casa Real Española a los largo de los años y con los nombres de los Infantes.

Detalle de los corazones de plata


Se complementa con una esclavina granate oscura de terciopelo, esplendidamente bordada en oro. El sombrero, de estilo pastoril, va cubierto de flores propias del lugar y con un gran lazo que le cae por la nuca a la espalda. Bajo el sombrero, se ven sus tirabuzones que graciosamente le caen sobre los hombros.

Detalles del sombrero y lazo



Respecto al atuendo del Niño, vestido de Pastorcito, es una tradición de mediados del siglo XX, más concretamente del Traslado de 1949, pues aunque la Virgen cambiaba su traje de Reina por el de Pastora, el Niño venía con su traje de Príncipe, con corona de resplandor, su cetro y el mundo en las manos. El traje de Pastor de aquel traslado, fue un regalo de la Hermandad del Pastorcito de La Palma del Condado.

El Pastorcito en brazos de su madre


Tal y como apunta López Taillefert, en su libro "Las Venidas de Ntra. Sra del Rocío a la Villa de Almonte (1607-1998)", la Virgen, "desprovista de ráfaga, corona, manto y media luna que la caracterizaba como mujer del Apocalipsis de San Juan, deja ahora apreciarse su grácil silueta de mujer casi niña, como una más envuelta en la muchedumbre, es en definitiva su aspecto, más humano que divino el que prevalece, para estar más cerca, más en contacto con el pueblo que la aclama.

Podría decirse que al contrario de la Asunción, María baja a la Tierra para mezclarse con sus gentes en un gesto de humanidad y ternura únicos
."
 

"Se va, la Virgen se va p'Almonte, se va..."

۞۞۞

Bibliografía:

Julio Flores Cala: "Historia y Documentos de los traslados de la Virgen del Rocío a la Villa de Almonte: 1607-2005" - Cuaderno de Almonte: Nº Ext. - 2005
López Taillefert: "La Venidas de Ntra. Sra. del Rocío a la Villa de Almonte (1607-1998)"
Fondo documental del Centro de Estudios Rocieros del Ayuntamiento de Almonte (CER)
Archivo Particular