El Rocío - TITULO DE PONTIFICIA CONCEDIDO POR BENEDICTO XV

TITULO DE PONTIFICIA CONCEDIDO

POR

SU SANTIDAD BENEDICTO XV,

A LA HERMANDAD DE NUESTRA SEÑORA

DEL ROCÍO

DE LA VILLA DE ALMONTE

 

Secretaría de Estado de Su Santidad. Del Vaticano, día 24 septiembre 1920.—

Emmo. y Rvdmo. Señor:

Me es muy grato el encargo de comunicar a tu Eminencia Reverendísima el especial título de benevolencia y de honor con que el Augusto Pontífice se ha dignado enaltecer a la Hermandad de la Bienaventurada Virgen María nombrada por el pueblo "Del Rocío " establecida canónicamente en la villa de Almonte de esa Archidiócesis.

Sabiendo el Beatísimo Padre con cuánta solemnidad tu Eminencia coronó poco ha con diadema de oro la imagen de la Beatísima Virgen María del Rocío, con cuánta piedad muchos fieles honran devotos a la Virgen bajo el dicho título y frecuentan su templo y, finalmente, el sumo empeño y diligencia con que esclarecidos varones forman parte de la Hermandad para propagar y fomentar el culto de la Beatísima Virgen del Rocío, Su Santidad secundando gustosísimamente tus deseos y procurando el mayor honor de la Virgen María, benignísimamente decretó que dicha Hermandad sea enaltecida y honrada con el titulo Pontificio.

Y sí tal Hermandad, que al correr de los siglos se distinguió siempre por su piedad y empeño en aumentar la devoción a María, ha merecido este alto premio y augusta aprobación de que se titule y sea Pontificia, no quiere el Augusto Pontífice que le falte un testimonio especial de benevolencia para cada uno de los fieles inscritos en esta Pontificia Hermandad.

Por tanto, a todos los hermanos de la Pontificia Hermandad de la Bienaventurada Virgen María del Rocío, a sus familias y especialmente a tu Eminencia, el Beatísimo Padre, muy afectuosamente os da su apostólica bendición, y ruega fervorosamente para que la Virgen María os mire siempre con ojos benignos y maternales.

Beso humildemente tus manos y me reconozco con toda veneración de tu Eminencia respetuoso y devotísimo verdadero servidor.

P. CARDENAL GASPARRI.

 

Al Emmo. Revmo. Sr. Cardenal Enrique Almaraz y Santos
Arzobispo Hispalense