Oración y peticiones a Nuestra Señora del Rocío al inaugurarse su nuevo Santuario.

 

"Madre y Señora nuestra:

Al verte hoy entrar, gloriosa y aclamada, en este tu nuevo Santuario, contemplamos en Tí la nueva y santa Jerusalén, engalanada de gracia y hermosura, a la Santa Iglesia, de la que Tú eres miembro excelso y tipo, figura y Madre al mismo tiempo. Tú eres, blanca y dorada, tabernáculo de Dios, por Tí está el Señor Dios entre nosotros los hombres. Tú eres verdadera casa del Dios vivo, bien abastada de Pan.

A Ti, rica y pudiente, porque tienes en Ti, ante tu pecho, sobre tu vientre, en el trono de tus manos, al Todopoderoso Hijo de Dios, a Tí levantamos nuestros ojos, alzamos nuestras manos, elevamos nuestra plegaria, implorante y confiada.

A Ti Santa María del Rocío del Santo Espíritu, Virgen de Pentecostés, te pedimos por la Santa Iglesia, en ésta tu Imagen tan bellísimamente figurada, para que así como las piedras y ladrillos, labrados y moldeados, se unen entre sí para alzar este bello edificio, así también los cristianos unidos en caridad entre si y con la piedra angular que es Cristo, edifiquemos la Santa Iglesia, blanca, pura, luminosa, alegre, como este Santuario.

Por nuestro Santo Padre el Papa Pablo VI y por toda la sagrada Jerarquía, para que, por tu ruego, descienda sobre ellos el rocío del Espíritu Santo, que les sea aliento, fortaleza y sabiduría de Dios en el difícil gobierno de la Iglesia de nuestros días. Por el Jefe del Estado y su gobierno, para que con mano firme y suave lleve a la nación por caminos de justicia y de paz.

Te pedimos por tu pueblo de Almonte que Tú te dignaste elegir y honrar, donde quisiste establecerte y arraigarte, que te tiene y aclama por Madre, Patrono y Reina.

Te pedimos por Andalucía, por toda la baja Andalucía, que se gloria de ser y llamarse tierra tuya, que vienen de continuo a tu casa a buscar el reparo y la paz del alma, por esta Andalucía que en Ti encuentra su gozo y a tus plantas con música y cantares derrama las penas y alegrías de su corazón.

Vuelve a nosotros Señora, tus bellos ojos misericordiosos, y florezca la sonrisa de tu Niño. Porque aquí están, con sus Hermandades los pueblos de Villamanrique, Pilas, La Palma, Moguer, Sanlúcar de Barrameda, impacientes en tu amor desde siglos.

La mañana ciudad de Sevilla, con sus dos Hermandades, de San Jacinto y de El Salvador.

Los pueblos del Aljarafe y la ribera: Umbrete, Coria del Río, Gorrión, Cines, Benacazón, Dos Hermanas, Hinojos, Puebla del Río, Espartinas, Sanlúcar la Mayor, Bollullos de la Mitación, Huévar, y Aznalcázar; y de Huelva: San Juan del Puerto, Rociana, Trigueros, Bonares, Bollullos del Condado, Valverde del Camino, Lucena del Puerto y Punta Umbría; Jerez de la Frontera, El Puerto de Santa María; la villa de Madrid y; constante siempre, Puerto Real.(*)

Por los pobres, por los enfermos, por los necesitados en toda tribulación, por los sin trabajo, por los emigrantes, por los oprimidos, por todos los que sufren.

Por los jóvenes, para que alcancen su plenitud en fortaleza y dignidad.

Por las doncellas, para que se miren en Ti y se te parezcan.

Por los niños, derrama sobre ellos la suavidad y ternura maternal que usabas con el tuyo.

Te pedimos, Señora y Madre nuestra, que, por tu ruego, descienda el Espíritu y sean renovadas todas las cosas.

Que tu Santuario sea lugar de gracia donde, unánimes en la oración contigo, renazca vigorosa la vida de la Iglesia, en la paz de Cristo, Amén".
 

(*) En el momento de la colocación de la primera piedra y posteriormente, de la bendición del nuevo Santuario, Puerto Real aún no había peregrinado ningún año como Hermandad Filial. Lo hace por primera vez el 24 de Mayo de 1969, cuarenta días después de la bendición, aunque sus Reglas no fueron aprobadas hasta Mayo de 1977, ocho años después.