ORACIÓN DEL ALMONTEÑO

ANTIFONAS

EN LA TIERRA DE MARIA SANTISIMA, ALMONTE ES EL PUEBLO DE LA MADRE DE DIOS. Almonte tiene el privilegio de una especial presencia de la Virgen María. Nazaret, Belén, Caná, Jerusalen, Efeso... Almonte.

Cuando la Virgen vaticinaba en el Magnificat, Bienaventurada y dichosa me llamarán todas las generaciones, ante su aguda vista profetizante debieron pasar, lentos y tenues, como una nube blanca en el azul cielo, Almonte, los almonteños y el Rocío.

Cuando al pie de tus andas, en tu presencia, nos abrazamos como hermanos, clava en nuestros corazones la idea de que, siendo Tú nuestra Madre, hermanos somos todos. ¡Qué bueno es estar todos los hermanos en uno, mirándole el rostro a nuestra Madre!.

Braman los toros marismeños, y saltan en retozos los cervatillos y florecen las clavellinas de los Taranjales y de los Llanos, y ruiseñores, oropéndolas, jilgueros, toda la pajarería de la Canaliega trina y canta, y la brisa ondula el verde mar de la marisma, y el almoraduj y el romero dan  de sí más olor, y el arenal, quemante, se hace oro, y hasta el sol se ilumina cuando los almonteños, enronquecidos gritan: ¡Que viva la Madre de Dios!

ORACIÓN

Omnipotente Dios y Señor: Los hombres de Almonte, que llevamos en nuestros hombros y en nuestros brazos la huella y señal del trono de plata de tu Madre y Madre nuestra del ROCÍO, por su intercesión te pedimos nos concedas el llevarte, por la gracia, en nuestros corazones, y sobre nuestros hombros y en nuestros brazos, por la buenas obras.

Por Jesucristo, nuestro Hermano y Señor

Amén.

El Rocío -

۞۞۞۞

Bibliografía:

Fondo documental del Centro de Estudios Rocieros del Ayuntamiento de Almonte (CER)
Archivo Particular